volver

Ja­vier Ca­ma­re­na, el te­nor me­xi­cano que ba­te mar­cas


12/10/2014

 


El can­tan­te, sen­sa­ción de la ópe­ra mun­dial es­te año, de­bu­ta en el Tea­tro Real con ‘La hi­ja del re­gi­mien­to’


El País, Spain 12/10/2014 47 JE­SÚS RUIZ MAN­TI­LLA.
El pú­bli­co del Me­tro­po­li­tan le pi­dió que re­pi­tie­ra un aria de Ros­si­ni


El pri­mer día fue­ron 1,45 mi­nu­tos de aplau­sos. El ter­ce­ro, su re­loj mar­có cin­co. Pe­ro lo gor­do se pro­du­jo en la se­gun­da fun­ción el pa­sa­do abril. Cuan­do el te­nor me­xi­cano Ja­vier Ca­ma­re­na, tras 2,30 mi­nu­tos de lo­cu­ra en pleno Me­tro­po­li­tan de Nue­va York, tu­vo que sa­lir a can­tar su bis en el aria de Ra­mi­ro, de La ce­ne­ren­to­la (Ros­si­ni), Si ri­tro­var­la io giu­ro. Ha­bía en­tra­do en la his­to­ria jun­to a Lu­ciano Pa­va­rot­ti y el pe­ruano Juan Die­go Fló­rez, los dos úni­cos can­tan­tes a los que el pú­bli­co de ese tea­tro exi­gió la re­pe­ti­ción de un aria en 70 años de his­to­ria.
Así fue co­mo Ca­ma­re­na, te­nor me­xi­cano, de 38 años, cre­ci­do en Xa­la­pa (Ve­ra­cruz), don­de muy ra­ra­men­te los co­rri­dos y los bo­le­ros de­jan en­trar el eco de una ópe­ra, se con­sa­gró. Ten­dría que es­pe­rar al día si­guien­te pa­ra leer en los pe­rió­di­cos que ha­bía mar­ca­do un hi­to en el gé­ne­ro.
Pue­de que el en­tu­sias­mo se apo­de­re tam­bién del pú­bli­co en Ma­drid es­tos días, cuan­do la es­tre­lla del mo­men­to lí­ri­co ac­tual, el desafian­te bel­can­tis­ta que ha se­du­ci­do con su voz en to­da Amé­ri­ca y es­te ve­rano en Salz­bur­go jun­to a la rei­na Ce­ci­lia Bar­to­li, se es­tre­ne en el Tea­tro Real con La hi­ja del re­gi­mien­to.
Se­rá a par­tir del día 20. Ga­nas no le fal­tan. Por dos co­sas prin­ci­pal­men­te: por me­ter­se al pú­bli­co es­pa­ñol en el bol­si­llo y por ren­dir ho­me­na­je a su te­nor de re­fe­ren­cia, Al­fre­do Kraus, a quien el tea­tro ho­me­na­jea­rá los días 23 y 24. “Él es mi ejem­plo”, di­ce Ca­ma­re­na po­co an­tes de en­te­rar­se de que el ca­dá­ver del gran can­tan­te fue ve­la­do ha­ce 15 años en el mis­mo es­ce­na­rio que pi­sa­rá es­tos días.Tam­bién es un lu­gar don­de en la úl­ti­ma era ha triun­fa­do Juan Die­go Fló­rez, el con­si­de­ra­do hoy rey del gé­ne­ro en la mis­ma lí­nea bel­can­tis­ta que si­gue Ca­ma­re­na. Era a Fló­rez a quien el me­xi­cano tu­vo que sus­ti­tuir en Nue­va York las no­ches de su triun­fo. Las com­pa­ra­cio­nes son inevi­ta­bles: “Com­par­ti­mos re­per­to­rio, pe­ro yo por lo que creo que vi­ve la ópe­ra y por lo que si­gue sien­do emo­cio­nan­te es por la va­rie­dad de vi­sio­nes. A mí me en­can­ta es­cu­char el Ros­si­ni de Juan Die­go. Yo no ven­go a ser me­jor, sim­ple­men­te bus­co ser dis­tin­to”, ase­gu­ra. Echó de me­nos, sin em­bar­go, un co­men­ta­rio del pe­ruano pa­ra fe­li­ci­tar­le por su triun­fo. “Des­pués nos he­mos vis­to, pe­ro no me ha di­cho na­da. Yo le ha­bría fe­li­ci­ta­do”. No pre­ten­de avi­var po­lé­mi­cas. Am­bos re­pre­sen­tan el flo­re­ci­mien­to la­tino en el es­pec­tro lí­ri­co. “Le da­mos una sin­ce­ri­dad emo­cio­nal. Nos vie­ne del bo­le­ro. Can­ta­mos con ver­dad el amor que due­le y eso nos ha­ce en­con­trar­nos en la ópe­ra den­tro de un te­rreno co­no­ci­do”. No ha­ce cas­ti­llos en el ai­re. La vi­da le ha da­do más de lo que so­ña­ba cuan­do que­ría ser “can­tan­te cris­tiano”. Hoy más que re­zar, ya, co­mo di­ce, “per­di­do el fer­vor de la ju­ven­tud” en la que con­fie­sa ha­ber que­ri­do ser cu­ra, ora. “Ha­blo con Dios, es dis­tin­to a re­pe­tir de me­mo­ria un re­zo”. Tam­bién se da por sa­tis­fe­cho por­que sus pa­dres, él, téc­ni­co de la úni­ca cen­tral nu­clear del país, y ella maes­tra de co­ci­na, ha­yan en­ten­di­do su éxi­to pe­se a que en un prin­ci­pio veían su fu­tu­ro co­mo al­go mar­ciano. Otra co­sa es su mu­jer, gui­ta­rris­ta, y sus dos hi­jos, “con do­tes pa­ra la mú­si­ca”. En su ca­sa de Zú­rich vie­ne a ser un hé­roe co­ti­diano. No va a me­ter­se en te­rre­nos que no le con­vie­nen. Si­gue el ejem­plo de Fló­rez tam­bién en eso más que el de su com­pa­trio­ta Ro­lan­do Vi­lla­zón. “Aun­que con el tiem­po me me­te­ré en Ver­di con Ri­go­let­to y La Tra­via­ta, se­gui­ré con Mo­zart y re­per­to­rio fran­cés apar­te del bel can­to”. En Be­lli­ni y Do­ni­zet­ti es don­de más có­mo­do se en­cuen­tra. “Ros­si­ni se me da, pe­ro no es mi má­xi­mo. Me sien­to más li­bre con ellos”. Y sue­ña con de­mos­trar sus ap­ti­tu­des ver­dia­nas. “De­bu­ta­ré con el pa­pel del du­que de Man­tua, de Ri­go­let­to, en el Li­ceo. Lo he ido can­tan­do por par­tes, pe­ro es­toy desean­do afron­tar­lo de una vez, de un ja­lon­ci­to”. Por el mo­men­to dis­fru­ta de lo que le vie­ne. En­tre otras co­sas, más pro­yec­tos con Ce­ci­lia Bar­to­li: “Ya le di­je que ni en mis sue­ños más lo­cos, ni más gua­ji­ros hu­bie­se ima­gi­na­do can­tar con ella”.



0 Comentarios
Nombre
Comentario
 

© Amigos de la Ópera - Vigo 2014     |     © Ideaspropias Publicidad